Sergio Larrain, PERÚ. Pisac. 1960. Vagabondages




















http://www.rdnattural.es/
«No te desanimes con el texto egipcio; éste es el momento para aplicar el precepto de Horacio: una letra te llevará a una palabra, una palabra a una frase y una frase a todo el resto, ya que todo está más o menos contenido en una simple letra. Continúa trabajando hasta que puedas ver tu trabajo por ti mismo».

-Jean-François Champollion-

Humo





Yo estaba aprendiendo a tocar esta partitura. Dos veces, me volví a apuntar a las clases, pero también lo tuve que dejar. Cuando me ponía con el piano me atacaba también; lógicamente no podía hackear el piano, pero luego se desquitaba en cuanto tocaba algo en el ordenador. Un día me dejó mensajes en mi privado altamente violentos, concretamente éste: mátate, que nadie te quiere.


Y si no con llamadas anónimas preguntándome si tenía seguro por si me tenían que ingresar, imprecando que "por mucho tiempo". ¡El... escritor...! (Eso lo hacía antes pero también este verano). Yo no me veo como una víctima, lo que me enerva es la brutalidad que está empleando para que se me vea así y no como lo que soy. Yo veo brutalidad, cobardía, falsedad a mansalva, y el resultado de eso, que es ESTE IMPOSIBLE.

O: "que si has desayunado dos veces"...
Otro día, cuando estaba guardando dinero... llamada con nº anónimo y las habituales amenazas...
No voy a seguir, me tiene podrida de tanta mierda. Ese tipo no lleva dentro más que miseria y maldad. Y una envidia enfermiza.
 
Y mira, a estas alturas, en tal estado de desparrame "cerebral" de ese individuo, tendrían que hacer, por lo menos, la cuarta parte del trabajo que yo estoy haciendo para echar a ese depredador de mi espacio, para que yo pudiese considerar sus "opiniones" dignas de ser escuchadas.

Sobre todo porque ahora sé que por escuchar e intentar comprender, es que ahora se creen que esto lo tengo que seguir soportando como una ovejita. Como si fuera esto algo a lo que me ha traído mi vida; cuando, si hay algo que me chirría es la intromisión, como si me quisieran implantar los recortes  de un Frankenstein, así me siento.

Es tan sucio, tan falto de todo, que ni siquiera se entera de que ya no me puede hacer más daño porque me tire de estar viendo un vídeo; lo que acrecienta el dolor es que el hecho de que se siga metiendo en mi intimidad, a estas alturas, la incapacidad de reconocer que lo que ha hecho es ya insoportable... ese MÁS... ESA NULA NOCIÓN DE EN QUÉ SE DIFERENCIA ROBAR DE CREAR, ESO ES LO QUE ME ADVIERTE DE QUE ESTÁ COMPLETAMENTE INCAPACITADO PARA DIFERENCIAR UN CUERPO VIVO DE UN TROYANO. Y por eso es que tirarme un vídeo no significa tirarme de ningún vídeo, sino algo que ese individuo jamás puede entender. Ha eliminado todas y cada una de las nociones del para qué están las palabras. Es imposible todo con ese elemento, todo... y si no, llévenselo a sus casas y luego opinan. Que desde la barrera se ve el feriado a multicolor, pero lo que yo estoy viviendo es muy distinto.

¡Me devano la cabeza y no lo logro entender!, es como si la realidad se hubiera convertido en una ficción para quienes (supuestamente) me escuchan: si digo que me está golpeando, si digo que no puedo más, si digo que es mucho dolor físico lo que me causa que esté permanentemente interrumpiéndome todos mis actos vitales; y sobre todo lo que no digo, pero que es muchísimo más de lo que estoy dispuesta a vender... porque parece una mercadería, un espectáculo. Tendría que bastar con que dijese que me está haciendo daño, ¿qué esperan oir para que dejen de pensar que alguien, para escribir, sea normal que se pase años y años torturando a una mujer, qué es lo que esperan oir?, ¿qué creen, que no tengo mejores palabras para referirme a mí?

Cada vez que tengo que pronunciar la palabra tortura, maltrato, violación, etc., en relación a mí, el que lo está oyendo, que es el torturador, se afianza más y más en serlo. 

Si se me hubiesen ahorrado miles de justificaciones, miles de descripciones, miles de veces y explicaciones, si en vez de arengar con suposiciones de lo que desconocen, se hubiese reconocido alguna vez lo que está haciendo... porque dicen que no intervienen, y ¡Dios!, ni a propósito hubiera sido posible tanta unanimidad en hacerme el vacío.

¿Quién creen que es ese tipo? No es más que un puro fantasma que vende humo a diestro y siniestro. Pero claro, ese humo es con el que se fabrica más humo.

Su soberbia es sólo comparable con la maldad de ese individuo. Y sí, porque lo único que ha leído realmente en estos años, es de qué pie cojea la gente para saber con qué les tiene que sobornar a cada uno, para que esto nunca termine. Lo hacía en Yahoo, lo hizo en La Comunidad, y lo sigue haciendo en todos los sitios por donde va.

Si yo nunca acerté con quién es y desde dónde lo hace, entonces: ¿por qué no se soluciona nunca?

Y además: ¿por qué no me denuncia él a mí?; porque estaría encantada de que alguien buscara de de una maldita vez dónde está la verdad. Pero eso jamás... todavía no ha habido nadie que tenga cojones para rebatirme con argumentos por qué digo "es ese" o "es aquel" (que es siempre el mismo, obvio, pero sus disfraces son cientos).

A mí no me duelen sus pavadas de internet, es en mi trabajo donde se ha metido y en mi ocio también. A ver si se enteran de una vez: me he gastado ya un dineral, que me hacía falta para muchísimas cosas, en roturas, consultas, reparaciones y nuevos ordenadores, y también en teléfonos nuevos y hasta un TDT (DE TELEVISIÓN) Y UN AMPLIFICADOR QUE SE CARGÓ (DE MI EQUIPO DOMÉSTICO, NO YA DEL ORDENADOR), y se vuelve a meter como un obseso. Pregunto: ¿dónde, en qué invierte todo ese "trabajo"?... porque es bien simple: si dice que es escritor, ¿para qué es que se pasa los días, los años, los minutos espiándome a mí? Blanco y en botella: para vender lo que aquí roba. Lo vende todo, hasta la ética que no tiene la coge de mí.

“Su majestad es coja,
pulse
ENTER,

su majestad es rosa”.

¿ES QUE NO SABEN LEER O QUÉ COÑOS LES PASA?

En realidad creo que es la ética lo único que en realidad me roba, me imita (claro), porque lo demás no lo puede imitar. Es el cinismo de hacerse pasar él por lo contrario, justo, de lo que es, y que me lluevan los palos a mí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...